¡Nos trasladamos!

A todos los seguidores, que han sufrido los altos y bajos en mi ritmo de escritura, les cuento que este blog se traslada al Espectador.com con el nombre de Ligera de Equipaje (hacer click). Desde ahí seguiré con mis historias sobre el océano y  sobre los lugares y personas que vaya conociendo en mi camino. Ojalá me sigan leyendo, los comentarios siempre son bienvenidos. Síganme también en www.camilapenajournalist.com

El gigante del océano

Una de las primeras cosas que hice al llegar a Utila fue ofrecerme como voluntaria en el Centro de Tiburón Ballena e Investigaciones Oceánicas, a mediados de agosto. Trabajé con Lucie Brown, la directora del centro, poco mas de tres semanas. Durante esos días, yo y los otros voluntarios, aprendimos sobre identificación de peces, hicimos buceos de investigación, colaboramos en algunas de las actividades que lideró el centro (ver blog de WSORC), y fuimos testigos de la llegada de estos gigantes a las aguas de Utila.


Video cortesía de mi amigo Iker Cortés, videógrafo e instructor de buceo. Todos los derechos reservados a “Hellfish, images from the underworld”.

La crónica a continuación fue publicada en el diario El Espectador y es un relato del encuentro con el que es considerado como el pez mas grande del océano (acá va para los que no la han leido):

A la distancia, en un mar en calma en el que predominan los diferentes tonos de azul, llama la atención un remolino de aves sobrevolando la superficie. El primero en darse cuenta es el capitán, que con ojo agudo se pone en marcha –el timón en una mano, los binoculares en la otra– hacia el festín en donde saltan atunes y pequeños peces. En el bote comienza el movimiento, todos saben que este es uno de los primeros incentivos para que el tiburón ballena salga a la superficie. Los turistas comienzan a alistarse, apurados buscan sus aletas, careta y esnórquel; mientras los voluntarios del Centro de Tiburón Ballena e Investigaciones Oceánicas de Utila (WSORC), por sus siglas en inglés, tratan de mantener la calma, controlando su propia excitación ante la probabilidad de que lo que todos esperan ocurra.

Luego de varios minutos de incertidumbre, a uno de los costados del bote, aparece una sombra gris que se va haciendo cada vez mas nítida conforme el animal comienza su ascenso. Lo primero que sale a la superficie es la aleta dorsal. Contrario a lo que podría creerse este gigante, que puede llegar a medir hasta 20 metros de largo y que es considerado el pez mas grande del océano, se alimenta en su mayoría de microscópicas partículas de plancton, y esto es precisamente lo que lo atrae a la superficie cuando las corrientes verticales desplazan los nutrientes hacia aguas menos profundas. Según un reporte del Wild Life Conservation y la Universidad de York , titulado “Diving behaviour of whale sharks in relation to a predictable food pulse”, este fenómeno al parecer está relacionado con las temporadas de luna llena.

Una vez el capitán da la orden, uno a uno los nadadores comienzan a ingresar al agua de la manera menos violenta posible, todo con el fin de no espantarlo. De cerca, se distingue el patrón de manchas que le cubre la piel, único en cada individuo, como las huellas digitales de los seres humanos, y que en la actualidad se utiliza para identificarlos y rastrearlos alrededor del mundo. De las pocas cosas que se saben de esta especie es que es altamente migratoria. El viaje mas largo registrado fue de 13 mil kilómetros y duró mas de 36 meses. También se ha podido establecer que nadan a profundidades que alcanzan los 980 metros y toleran temperaturas en un rango de 26.4 grados centígrados.

La misión de los voluntarios del WSORC es lograr una buena fotografía de la zona de las branquias y de la aleta dorsal. Esto significa seguirle el ritmo a un animal que puede ser cinco veces su tamaño. Los datos recolectados (tamaño, sexo, locación, etc.) son registrados en la base de datos del centro de investigaciones y añadidos al mapa de avistamientos en la isla. Si las fotografías son de buena calidad se ingresan a la Biblioteca virtual de identificación fotográfica de tiburón ballena de Ecocean, que es un software que permite contrastar los patrones de las manchas de la piel de los individuos avistados en todo el mundo. En la actualidad esta es la manera mas efectiva de monitorear sus desplazamientos.

Desde 1997, WSORC monitorea la llegada de los tiburones ballena a la isla. Jim Engle, apasionado por la conservación marina, fue quien comenzó con el programa.  “Utila es uno de los lugares del mundo donde se pueden ver tiburones ballena durante todo el año, cada mes se registra al menos un avistamiento”, dice Lucie Brown, directora del Centro. Las temporadas mas altas, por lo general, van de marzo a mayo y de agosto a octubre, aunque la regla puede variar. Este año, por ejemplo, durante las dos primeras semanas de agosto se vieron tiburones ballena a diario, e incluso hubo un día que se reportaron hasta seis individuos.

En la lista roja

En la actualidad esta especie es considerada como vulnerable en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, lo que significa que no está críticamente en peligro pero enfrenta un alto riesgo de extinción en el mediano plazo. Además de la pesca ilegal, entre las amenazas se encuentran la destrucción de su hábitat y el constante acoso al que está expuesta por embarcaciones y buzos.

Debido a esto, varias son las regulaciones que protegen a esta especie. En Honduras, por ejemplo, está prohibido el buceo con tiburón ballena. En Utila, WSORC promueve el ecoturismo responsable basándose en el “Código de conducta para avistamientos”, vigente a nivel internacional, que prohíbe nadar a menos de tres metros de la parte frontal del dorso y a menos de cuatro metros de la cola, tocarlo o montarlo y el uso de flash en las fotografías; y establece el máximo de cinco personas para un tiburón, entre otros. “Cuando se garantizan estas condiciones se genera menos estrés para el animal y se maximiza la experiencia para los turistas”, asegura Brown.

La mejor vista de uno de estos gigantes se obtiene cuando esta en posición vertical, con la boca abierta, su trompa achatada apuntando al firmamento y levemente fuera del agua. Desde la superficie brillan sus manchas que se camuflan a la perfección con el océano, y se pueden ver los minúsculos dientes del tamaño de un grano de arroz que se alinean en hileras cubriendo sus mandíbulas, y como el agua rica en plancton y pequeños peces es succionada a gran velocidad para luego ser filtrada a través de sus branquias. ¡Nada mejor que encontrase con un tiburón ballena en su hora de almuerzo!

*Publicado en el diario El Espectador, todos los derechos reservados a Comunican S.A.

El Caribe gris

grisCuando llueve no queda mucho que hacer en Utila. El cielo pierde sus azules y el mar también y el sol simplemente desaparece en una amalgama de nubes grises. La temperatura baja, la gente saca sus sacos y jeans, y la electricidad comienza a fallar de manera intermitente. Sin luz no hay internet, ni televisión. Y si los vientos son muy fuertes tampoco hay buceo, las lanchas no salen, ni mucho menos el ferri que conecta a la isla con el continente, ni los aviones. Todo queda paralizado. La gente entonces se reúne en los bares, juega cartas o al billar, y los libros se convierten en la mejor manera de pasar el tiempo.

“Do your practice and all is comming”

Al principio no entendí muy bien que significaba. Se lo oí por primera vez Aura, mi primera profesora de yoga en la isla, una venezolana que me hizo conectarme con la práctica del Ashtanga Vinyasa, un tipo de yoga en el que día a día se repite la misma serie, como si se tratará de una coreografía y que con el tiempo el cuerpo memoriza, dejando así en libertad a la mente. Luego, con cada caída, cada posición lograda, cada músculo adolorido, cada avance o retroceso entendí de que se trataba. “Do your practice and all is comming”: lo bueno y lo malo, la vulnerabilidad y la fortaleza, lo que se oculta y se deja ver, lo físico y lo mental, “all is comming”.

ImagenComencé “oficialmente” con el yoga cuando llegué a la isla. Antes había asistido a un par de clases, pero para ser honesta nunca logré esa conexión de mente y cuerpo que se supone genera la práctica. Viéndolo ahora creo que mucho tenía que ver con que mi cabeza andaba a miles de revoluciones, perdida en varias cosas a la vez; demasiada energía regada por todas partes. En ese entonces era mucho pedirle a mi mente que parara por unos minutos y dejara su hiperactividad, a la que la tenía acostumbrada o, mejor, entrenada, para enfocarse en una sola cosa: el presente, la nada, así fuera por un momento. Y aún todavía hay veces que no lo logro.

Lo bonito después fue comenzar a entender la práctica, el cuerpo, la mente y aceptar que cada día es diferente. El hecho de lograr una postura hoy, no significa que la pueda repetir mañana, y eso hay que tenerlo claro. Con Aura aprendí algunos de los principios del yoga: no violencia, pureza en mente y cuerpo, presencia, honestidad hacia los demás y uno mismo, moderación, no codicia, etc.. Ideales que me gustaría tener mas presentes en mi vida cotidiana, en la relación con mi pareja y en las interacciones con los demás. Esa tarea es mas difícil.

Luego de un mes de conocerla, Aura se fue a la India; tras su partida llegó Kim, quien siguió con la práctica del Ashtanga Vinyasa y luego Emma, quien hace unas semanas se marchó a México para encontrase con su hermano y que al parecer vuelve en unos días. Así es la vida en Utila, alguien siempre esta llegando y alguien siempre está yéndose. Con Emma la práctica fue mas allá del Ashtanga Vinyasa, ella además incluyó en el cronograma del estudio clases especiales para buzos, basadas en técnicas de respiración: técnicas de yan yoga, con estiramientos profundos y prolongados, acompañados de la luz de las velas y nuevos vinyasas que yo no conocía. Las clases al aire libre, en el atardecer, con la bahía de fondo, siempre fueron mis preferidas.

El yoga me cambio la relación con mi cuerpo y conmigo misma en muchos aspectos, y es un cliché, y es cierto. Se convirtió también en un tema espiritual y en el único momento del día en el que solo soy yo conmigo misma, intentando descubrir los límites de mi corporalidad, y tratando de conectar mi mente solo al presente, al momento, al espacio actual en el que los pensamientos se anulan y solo queda la nada.

Primera serie Ashtanga Vinyasa:

Imagen

Hora de las disculpas

IMG_2597La razón por la que dejé de escribir, aunque no lo crean, está sustentada. Tuvo que ver con que comencé mi formación como Dive Master, que palabras mas palabras menos significa que ahora soy una profesional del buceo, en un rango justo antes del de instructor, lo que me permite trabajar en esta industria. Entre las cosas para las que me entrenaron están guiar a los buzos certificados en sus buceos recreativos, asistir en las clases a los instructores con la logística y los alumnos y liderar un par de cursos.

En total me tomó 6 semanas cumplir con todos los requisitos para obtener mi certificación. Durante esos días completé mi buceo numero 100, asistí durante una semana y media todos los días a clases, hice dos exámenes (uno de conocimientos de buceo y otro de física) y los pasé, nadé 400 metros en 12 minutos, floté durante 15 minutos seguidos, nadé 800 metros con esnorquel y aletas, remolqué a un buzo 100 metros con el equipo y tanque puestos, me intercambié todo el equipo de buceo (incluidas las aletas y máscara) bajo el agua con otro de los dive masters como parte del entrenamiento, demostré los 24 ejercicios del skill circuit,

dibujé un mapa de un sitio de buceo con sus profundidades y las características del ecosistema (incluidos los peces que vi por el camino), aprendí a atar un bote con diferentes tipos de nudos y fui la responsable de explicarle a los demás buzos los procedimientos a tener en cuenta en la embarcación, guié a estudiantes y Dive Masters en sus buceos, participé como asistente en 2 cursos de Aguas Abiertas, 2 Avanzados y 1 Rescate, aprendí a cazar pez león utilizando un arpón y a identificar peces según las familias a las que pertenecen, estudié 60 corales tratando de determinar su estado de vulnerabilidad, cargué y descargué decenas de tanques, organicé equipos, mejoré mi flotabilidad en el agua,  y sobretodo conocí muchísima gente de todas las partes del mundo, con diferentes estilos de vida y personalidades.

This slideshow requires JavaScript.

En esos días también compartí cenas con los nuevos buenos amigos, pase las noches de los jueves en los BBQs que organiza Utila Dive Center (que fue donde tome mi curso) en donde compras un plato y te dan gratis todo el ponche de ron que puedas tomar, despedí a varios de mis compañeros de clase que ya dejaron la isla, terminé las jornadas en Gonzo´s Deco Stop (el bar de un amigo, nuestro primer vecino, quien se atrevió a emprender su propio negocio en la isla), fuí a un par de fiestas, disfruté viendo las estrellas en el muelle justo frente a mi casa, me encerré por días a escribir un capitulo de la historia que espero ojalá algún día se convierta en un libro, leí casi todo lo que siempre había dejado para después, fuí a las clases de yoga en las noches y esperé a que con cada atardecer volviera el ferri que parte del continente.

Hoy mi computadora de buceo, que compré justo antes de comenzar esta aventura, tiene registradas 60 horas bajo las aguas de Utila. Mi graduación, como es habitual en la isla, fue con un snorkel test, que consistió en ron, cerveza y huevo crudo. Esa fue mi última prueba para conseguir mi estatus de Dive Master. Aquí esta la evidencia.

Facebookmania

Si no estas en Facebook estas perdido. Por Facebook se hacen pedidos a domicilio; se compran cosas exóticas en la oferta gastronómica de la isla como champiñones frescos, jugo de naranja natural o albahaca; se ofertan bicicletas usadas que dejan los que se van de la isla, equipos de buceo a precios ridículamente bajos, computadores, ipads y todo tipo de equipos electrónicos; se conocen las ultimas ofertas en materia inmobiliaria; se anuncian las fiestas y también las malas noticias de la isla; se hacen invitaciones para asistir a clases de yoga, zumba o quickboxing; se dan a conocer los precios y horarios de los vuelos aéreos y de los botes que, por ejemplo, van  Roatan; se anuncian las promociones que van a tener los bares en los días siguientes; se ofrecen servicios de masajes, manicure, clases en español, depilación brasilera (que no tengo ni idea que es), se venden cachorros, ropa, zapatos, joyas, perfumes; se organizan paseos, etc., etc., etc.

La página de Facebook se llama “Utila buy and sell” y hay que ser miembro del grupo para tener acceso. Si uno necesita algo, no se, digamos aceite de coco para el sol o yerbabuena para la aromática (lo mas raro que se le ocurra o lo mas simple), en vez de primero ir a buscarlo en la tienda pone un mensaje ahí en “Utila buy and sell”, y seguro alguien le sale con alguna solución.

Los martes, por ejemplo The Utila Food Co. vende sushi, pero solo con ordenes previas (son los populares sushi tuesdays). Los pedidos hay que hacerlos antes del medio día del martes, y adivinen cual es el medio, ¡Facebook! Uno simplemente les escribe un mensaje con el número de ordenes (solo hay atún o camarones), ellos devuelven un mensaje de ok y el martes hay que presentarse entre las 6:30 y 7p.m. en uno de los centros de buceo donde cada plato está marcado con el nombre del comensal. La orden de hoy, ¡las salchichas Andouille!, también de The Utila Food Co.

Acá algunos de los posts:

Bebes que buscan hogar.. mi tentación 😦
face5

Yummi, yummi

face2

Tesoros

face10ZuumbaaaaafacezumbaA la venta!face11Party time

Face4

Shopping

face7

Favores

face8

Parches

face3El capitán de las Islas de la Bahía

face6

La mar

face9

El karma de la luz

IMG_2521Solo hasta que llegue a vivir a Utila entendí el valor de un kilovatio de luz. Ahora hasta les puedo decir cuantos kilovatios utilizo diariamente, cuáles son los electrodomésticos que demandan mas energía y además comprobé que la teoría de desconectar todo cuando uno no esta en casa sí reduce los consumos de manera significante. Y todo esto no tiene que ver con algún intento por ayudar a reducir el calentamiento global, aunque me hubiera gustado, sino con que acá en la isla este recurso es costosísimo y se compra en prepago, así como los minutos del celular.

IMG_2516El trámite es simple. Hay que llevar la última factura (que es el recibo de la última recarga) a la oficina de electricidad y dejarle saber al funcionario cuantas lempiras (la moneda local) vas a comprara en luz. Un kilovatio, en promedio vale unas $10 lempiras ($1.000 pesos colombianos) y en promedio al día uno gasta unos 5 kilovatios, aunque puede ser mas o menos, todo depende de si estas en casa y tienes prendido el ventilador todo el tiempo, o si ves televisión o si prendes el aire acondicionado (que créanme aunque hace mucho calor nadie lo hace porque ese tipo de consumos queda totalmente por fuera del presupuesto). Yo, por lo general, compro $500 lempiras ($50 mil pesos colombianos) que me alcanzan mas o menos para 10 días.

IMG_2525Con cada recarga la oficina de energía le emiten a uno un nuevo recibo, que muestra los consumos promedios anteriores, el pago realizado y tiene un código de 16 números (como el de las tarjetas de recargas), que es el que se introduce en el contador digital (que está adentro de cada casa). Así es como la maquinita se recarga y vuelve a iluminarse la carita feliz, que muestra que no hay nada de que preocuparse y todo es felicidad. El problema es cuando se ilumina la carita triste del contador. Ahí es como si la maquinita te dijera: “¡Te olvidaste! Ahora se te ve a dañar toda la comida de la nevera, y no puedes prender el ventilador… :(”. Lo peor es que eso te pase un domingo cuando no hay nada que hacer.

Al principio me obsesioné con los kilovatios. Había días que miraba el contador casi cada hora tratando de identificar qué hacía que los números descendieran mas rápido y como hacer para ahorrar lo mas posible. Después me relajé tanto que un día casi nos quedamos sin luz y salí corriendo a la oficina de electricidad como loca desesperada pidiendo una recarga. Al final las medidas tomadas fueron estas:

  • Aire acondicionado: solo se prende 30 minutos en la noche justo antes de dormir.
  • Ventilador de piso: se puede tener prendido toda la noche. En el día, sin embargo, si tiene calor salga a la terraza y refrésquese con la brisa o báñese en el mar.
  • Ventiladores de techo: si ya está utilizando el ventilador de piso, pues no gaste mas kilovatios utilizando el de techo, que de todas formas ni ventila mucho.
  • Televisor: siempre esta desconectado y se prende solo si va a ver algo que valga la pena, sino utilice el computador que consume menos energía y tiene su propia batería de reserva.
  • Electrodomésticos: el único que permanece conectado es la nevera, por que no hay otra opción. De resto, todo está desconectado de la pared y su uso es restringido (horno microondas, licuadora, etc.).
  • Computadores, Ipad, Iphone: se cargan al 100% e inmediatamente después se utilizan con la batería. Recuerde siempre desconectar los cargadores de la pared.
  • Luces: solo se prenden en la noche y solamente una a la vez (sala, comedor, cuarto, terraza), con la excepción de que alguien esté estudiando y necesite estar solo en un espacio.

Independencia de Honduras

Los únicos días que corresponden al día de la semana en el que estamos (porque acá da lo mismo un lunes que un viernes para salir de fiesta y si se tienen clases o exámenes de buceo no importa si es sábado, domingo o martes, lo que resulta desconcertante) son los domingos y es mi día favorito. Todo esta en calma, no hay motos en la calle, las tiendas están cerradas, la isla parece desierta, el mar se ve mas estático que nunca y el día transcurre en un agradable letargo, ese mismo de los domingos en cualquier parte, donde la única actividad para los católicos es ir a misa, para los deportistas salir a correr, para los intelectuales terminar el libro, para los perezosos ver televisión y para las familias pasar la tarde juntos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAyer (15 de septiembre), sin embargo el ambiente era otro. Desde que llegamos a la isla, todos los días, sin excepción, se oían tambores, especialmente en las tardes. “¡Tum, tututum tum, tum, tututumtum!”. ¡Todos los días! Desde nuestra casa, que es en la parte baja, el retumbar llegaba mas bien distante; pero para los que viven en las partes altas, donde se encuentra la Escuela Adventista, por ejemplo, el tema era mucho mas complejo. Pues resulta que acá en la isla el desfile del día de independencia lo protagonizan los niños de las escuelas. Cada una tiene su banda de guerra y ¡los ensayos comienzas hasta 3 meses antes del desfile!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFinalmente, ayer fue el día esperado, tanto para verlos como para que por fin cese el “¡Tum, tututum tum, tum, tututumtum!”. A diferencia de los otros domingos, a las 7 a.m. la calle principal de la isla estaba llena de mamás y papás que corrían con sus hijos de la mano, vestidos apropiadamente según el personaje que cada uno tuviera que representar (señores, reinas, señoritas, soldados, indios, campesinos, o estudiantes, etc.). Todos iban con sus mejores galas, limpios de “cabo a rabo”, perfectamente peinados y perfumados. Las niñas estrenando bonitos vestidos y zapatos de tacón, bueno al menos a las que pudieron comprárselos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl desfile comenzó pasadas las 8 a.m. acompañado por una suave llovizna que no aguo la fiesta. Salieron del lado este, pasando el muelle y subieron hacia el estadio de futbol. A la cabeza iba el alcalde Alton J. Cooper, seguido de sus funcionarios y la primera escuela en salir fue la que lleva su mismo nombre. A lo largo de la mañana cada banda hizo su presentación, acompañada de silbidos y aplausos desaforados de los papás que no dejaban de tomar fotos y buscar a sus niños entre la multitud.

Las celebraciones del día siguieron con concursos de pelea, carreras de observación y fiestas en los bares en donde les daban shots gratis a quienes llevaran los colores de Honduras: azul y blanco. Otro día en la isla.

Estos fueron algunos de los mejores momentos…

This slideshow requires JavaScript.

Tuc! Tuc!

IMG_2408En días muy calientes como hoy los tuc tuc son el mejor invento. Una carrera “local” como la llaman ellos, que es básicamente sobre la vía principal de la isla, cuesta $20 lempiras, que son un poco menos que $2.000 pesos colombianos.

IMG_2416Aunque las distancias son mínimas, cuando se le suma el sofoco y el sol intenso, caminar no parece tan buena idea. El paradero de los tuc tuc es frente al banco, o por lo menos ahí es donde se les ve descansando y chismoseando a los conductores cuando no están en busca de pasajeros. En total son 25 moto taxis, que créanme, en un isla de este tamaño, tan reducido, son demasiados. A eso se le suman las motos, cuatrimotos, carritos de golf, un par de automóviles y bicicletas. De ahí que caminar por las calles de Utila puede ser a veces un dolor de cabeza, especialmente en las horas pico y los domingos, justo antes de la misa.

IMG_2422Como los demás, los conductores de tuc tuc paran sus actividades al medio día, para tomar la siesta, que va hasta las 2p.m. De resto se les ve dando vueltas por la isla, y solo hay que estirar la mano para que paren. Es normal compartir una carrera con un completo desconocido, o varios, y si va muy lleno no hay mas remedio que sentarse con el conductor, hombro con hombro. Si llevas maletas te cobran mas, y el precio es por pasajero, no por trayecto. Tuc! Tuc!

Under the sea!

Untherthesea6*Fotos por Sue Beerman, todos los derechos reservados a Sue Beerman/ Pictures by Sue Beerman, all rights reserved.

Las mejores inmersiones son en la mañana, cuando el agua está perfectamente clara y se pueden apreciar los diferentes tonos de azules, que van variando en intensidad según la profundidad y la manera en que llega la luz desde la superficie. Esta es quizá la primera cosa que sorprende durante el descenso, que por lo general no supera los 20 metros. Luego vienen las formaciones coralinas de diferentes tamaños, colores, formas y texturas que dan signos de un arrecife en perfectas condiciones de conservación. Los típicos peces caribeños, mas bien pequeños y con colores brillantes, son los otros habitantes de este mundo submarino, en donde la visibilidad por lo general es de 30 metros, o incluso mas en los mejores días.

Untherthesea5Para los que nunca han buceado antes imagínense la película de “Buscando a Nemo”. La vista del arrecife es la misma, solo que real. La temperatura del agua además es bastante agradable, lo que permite bucear sin trajes de neopreno, haciendo mas ligera la carga de los ya aparatosos equipos de buceo, y mas libre la sensación de estar allí en ese mundo submarino en donde por lo general no hay corrientes.

El buceo fue la primera razón por la que llegamos a Utila; Tomasz con su sueño de convertirse en instructor de buceo, y yo con el anhelo de aprender mas sobre el mar, los ecosistemas marinos y la protección de los mismos. Y es que, en particular, este lugar tiene uno de los mejores sistemas de arrecife del mundo ya que está ubicado al borde la plataforma continental, en la transición entre hábitats de aguas poco profundas y aguas muy profundas. De hecho el 98% de las especies que habitan en el Caribe se han identificado en esta zona. Eso sin contar que hace parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano, la segunda barrera de coral mas grande del mundo después de la Australiana.

Unther the sea2Desde Bogotá nos habíamos puesto en contacto con el Utila Dive Centre (UDC), que mas que un centro de buceo parece una universidad para buzos. Allí ofrecen todo tipo de acreditaciones pasando por los cursos recreacionales como el Open Water (que es el primero de los cursos que hay que tomar para ser buzo certificado), Advanced Open Water o el Rescue Diver. Varios tipos de  especializaciones: night diver, deep diver, wreck diver, naturalist diver, navigation, enriched air nitrox, etc. Así como cursos profesionales (Dive Master, Instructor Developmente Course, Nitrox Instructor Course, etc.) y algunos cursos de buceo técnico.

Tomasz se enlistó para el curso de instructor que comenzó este septiembre y yo luego, una vez aquí, me inscribí en el curso de rescate para luego poder hacer mi Dive Master. Desde que llegamos hemos estado en el agua. Para salir en el bote de la mañana hay que estar en el centro antes de las 8 a.m. con el fin de alistar el equipo, llevarlo al bote y armarlo. Los buceos se hacen alrededor de la isla, hay 49 dive spots señalizados. Sin embargo, las mejores vistas se consiguen en el lado norte (North side) y uno de los puntos mas bonitos es Turtle Harbor, donde si se tiene suerte se puede nadar con tortugas marinas.

Divespots

P1080307Durante uno de nuestros primeros buceos, cuando íbamos a bordo del Old Toms –uno de los 4 botes de UDC, donde lleva a los que van a hacer fun dives (o buceos recreativos fuera de los cursos)– conocimos a Sue Beerman, una alegre americana que llegó a la isla en 2005 para hacer su curso de instructor y que luego de unos pocos meses supo que este sería su hogar. Lo pongo en sus palabras: “Its hard to explain, but when I arrived here it felt like home. I just knew it”.

Para 2006, un año después de su llegada a Utila, Sue ya había abandonado su vida en Filadelfia, renunció a su trabajo –por entonces era Assistant Superintendent of Schools, responsable de coordinar los 7 colegios del distrito, mas de 5.000 estudiantes– y compró un lote con vista al mar, donde construyó su casa caribeña tal y como se la había imaginado. Dice que cuando le contó sobre su decisión a sus amigos y familiares la única que no creyó que estaba loca era su hija.

P1080162Mas que a dictar clases de buceo, Sue se dedicó a la fotografía submarina, para ella es su forma de expresión artística. Solo toma el rol de instructora cuando hay un alumno especial que necesita atención, y quien mejor que esta mujer cálida y amorosa para quietarle el miedo a alguien de sumergirse en el mar. De resto sale a bucear cada semana –excepto cuando llueve–, con su equipo de fotografía, que es uno de los mejores dotados que yo he visto hasta ahora en un bote. “What I really like is to be around young people, as I have worked in education. I know I am old, but when I am in a dive boat I feel young”.

No hay mejor manera para mostrarles las increíbles criaturas que viven en el fondo submarino, la complejidad de estos ecosistemas y lo que se siente estar sumergido en estas aguas que a través del lente de Sue Beerman. Thank you Sue for allowing me to share your beautiful photos on my blog.

Unther the sea3 Unther the sea4 Untherthesea8 Untherthesea10 Untherthesea7